Acerca del Tren Transiberiano


Diez mil kilómetros de vías desde Moscú hasta el Pacífico,
el viaje en tren más largo del mundo a través del país más grande de la Tierra. ​

El “verdadero” Transiberiano es el tren mítico que va de Moscú a Vladivostok y recorre 9.288 kilómetros. Sólo circula en territorio ruso, gracias a una línea que se terminó de construir en 1916. Esta se sumaba a otra línea, concluida en 1904, pero que los rusos no consideraban suficientemente segura tras la guerra ruso-japonesa de 1904-1905, porque atravesaba Manchuria. Por otra parte, dos vías férreas unen Moscú y Beijing siguiendo en una primera etapa el trazado del Transiberiano, y luego bifurcándose hacia el Sur, una a través de Manchuria, la otra cruzando Mongolia.

El ferrocarril transiberiano (Транссибирская магистраль, Транссиб en ruso) es una red ferroviaria que conecta la Rusia europea con las provincias del Lejano Oriente Ruso, Mongolia y China. Se trata de uno de los itinerarios más atractivos para llevar a cabo por los turistas.

Existen en realidad tres ramales primarios en la red: la ruta principal, el Transiberiano; el Transmanchuriano y el Transmongoliano. En el año 1991 se incorporó incluso un cuarto ramal a la red, con destino al norte: el BAM.

La ruta principal fue inaugurada tras casi 13 años de trabajo, el 21 de julio de 1904. La construcción costó unos 250 millones de dólares. Está mundialmente conocida esta ruta con el nombre Rossiya. Con una extensión de 9.288 kilómetros “Rossiya” une Moscú con la costa del Pacífico de Rusia, más precisamente con la ciudad de Vladivostok (localizada en el mar del Japón, y cuyo significado en ruso es “poder sobre Oriente”).

Esta vía recorre transversalmente la mayor parte de la que fue la Asia soviética hasta 1991. El recorrido entero del Transiberiano necesita cerca de 7 días de viaje y atraviesa siete zonas horarias en total. Así pues, el transiberiano constituye el servicio continúo más extenso del mundo. Evidentemente, el tiempo que dure la travesía dependerá en gran parte del número que lleve el tren como identificación, ya que determina cuantas paradas habrá. En efecto cuanto menor es el número que el tren lleva como identificación, menos paradas hacen y por lo tanto más rápido es el viaje. Pero también hace falta tener en cuenta que el cruce de fronteras conlleva tiempo y puede aumentar la duración del viaje de varias horas. Además, es de notar el ancho de vía china diferente del de Rusia

El otro ramal relevante dentro de esta extensa red ferroviaria se llama Transmanchuriano. Su recorrido coincide con el del Transiberiano hasta el punto de Tarskaya, situado a unos 1000 kilómetros al este del Lago Baikal. A partir de la ciudad de Tarskaya, el Transmanchuriano emprende hacia el sudeste con destino a China, y sigue su recorrido hasta su límite en Pekín (Beijing).

En último lugar, la tercera de las rutas primarias lo llaman el Transmongoliano. Comparte el mismo camino que el Transiberiano hasta la ciudad mongola de  Ulan-Ude, localizada en la ribera este del Lago Baikal. Desde Ulan Ude, el Transmongoliano prosigue su meta hacia el sur, hasta Ulaanbaatar y continúa al sudeste hasta Pekín (Beijing).

En 1991 se completó una cuarta ruta, alternativa al Ferrocarril Transiberiano  cuyo recorrido está situado más al norte, después de cinco décadas de obras esporádicas. Conocida como la Ferrovía Baikal Amur (igualmente llamada BAM), esta extensión se separa del Transiberiano a varios cientos de kilómetros al oeste del Lago Baikal, y lo atraviesa por su extremo norte. Esta ruta alcanza el Océano Pacífico al nordeste de Khabarovsk, más precisamente en Sovetskaya Gavan. Aunque ofrece acceso a la notable costa norte del Baikal, el BAM se caracteriza también por atravesar unas zonas consideradas peligrosas.